Radio Futura

Radio Futura

Visitas

1,701

Información

En 1979 Herminio Molero, pintor y músico conocido por sus experimentaciones con sintetizadores, convocó en su local a diversas personas para formar un nuevo grupo de rock. Entre ellos estaban los hermanos Luis y Santiago Auserón, que en aquellos días escribían en la revista Disco Express con la firma de Corazones Automáticos y que serían bajo y guitarra y voz, respectivamente, de la nueva banda. Otros componentes serían Enrique Sierra, guitarra del mítico grupo Kaka de Luxe; Javier Pérez Grueso, como encargado de la percusión electrónica, y el propio Molero en los sintetizadores y como compositor. Ésta fue la primera formación de Radio Futura, cuyo nombre deriva del de una emisora de radio libre italiana.

La música de Herminio Molero consistía principalmente en una fusión entre música electrónica y música tradicional española, Enrique Sierra aportaba su punto heavy y los hermanos Auserón aplicaban la teoría musical. Entre todos querían proporcionarle al rock un aire popular y callejero y dar un nuevo enfoque a la música.

Tras meses de ensayos y algunas actuaciones en directo, publicaron su primer álbum en 1980: Música moderna, gracias a los contactos de Herminio Molero en la industria musical. Este primer disco supuso un estallido en los medios y tuvo un éxito inesperado fuera de los ambientes especializados, fruto quizá del intento de la compañía discográfica por convertirlo en un grupo juvenil para fans: la compañía se había creído eso de «enamorado de la moda juvenil» sin ser consciente de su carga irónica. Radio Futura se balanceaba entre conciertos en los que actuaban como teloneros de Elvis Costello y otros en los que iban de la mano de edulcorados cantantes comerciales de los que nunca más se supo.Fue memorable el concierto que dieron a principio de los 80 en la plaza mayor de Madrid junto a Mario Tenia y los Solitarios, y los Secretos.

Es en ese momento cuando surgieron las primeras rencillas entre los distintos miembros del grupo, cuando el éxito los obliga a una profesionalización y a una definición de estilos y actitudes; todo ello lleva a la separación de Herminio (el cual sólo concebía la música como un medio de comunicación, haciendo que se desprendiera un sonido forzado) y Javier, y a la mayor prominencia de Carlos Velázquez (cuyo nombre artístico era Solrac, su nombre dicho al revés), miembro del grupo ya durante la grabación de Música moderna pero vetado por la compañía al no «dar la imagen» que ésta pretendía imponer: ése es el motivo por el no aparece en la foto de portada.

Es a partir de este momento, 1981, cuando nace el grupo que ha marcado huella en el rock en castellano: los hermanos Auserón y Enrique Sierra, junto a Solrac, superaron la imagen de grupo títere de los intereses comerciales de la industria discográfica y, usando la combinación básica de voz, guitarra, bajo y batería, comenzaron a componer y ensayar nuevos temas que sentarían las bases de lo que años más tarde sería llamado «rock latino». A finales de ese año el grupo cuenta ya con varias maquetas que son continuamente pinchadas en la radio y tocadas por la banda en sus cada vez más frecuentes conciertos. También en esta época graban el single La estatua del jardín botánico/Rompeolas, cuya psicodélica cara A quedó, según ellos, un poco más redonda que el resto de las canciones de la época. El single fue producido por Jaime Stinus y supuso un relanzamiento para Radio Futura, pues poco después salió a la venta otro que contenía los temas Dance usted (en el que pretendían volverse a presentar como una humilde banda de baile) y el instrumental Tus Pasos. Con todo esto, la banda comenzaba a llenar las salas de los conciertos, ya no sólo de Madrid sino también del resto de España.

El año 1983 fue un año de conciertos por toda España, por lo que el grupo se vio obligado a llevar una vida de carretera, lo que inspiraría muchas de sus próximas canciones. En ese tiempo Radio Futura tiene ya un enorme prestigio a nivel popular; manejan un repertorio no grabado en ningún álbum, pero escuchado por la radio, por lo que todo el mundo conoce sus temas y tararea las letras en sus conciertos. En otoño de este año Radio Futura llega a un acuerdo con la casa discográfica Ariola para editar su segundo álbum, La ley del desierto, La ley del mar, que salió a principios de 1984 y fue un éxito total, rebasando largamente las previsiones de ventas.

En este primer disco «serio» nos encontramos con la «terrible» Tormenta de arena, la cortante Hadaly, Escuela de calor, realizada a partir de retazos sueltos de textos sobre la ciudad en general y convertido seguramente en su tema más conocido, la versión instrumental de esta última, la original Historia de play-Back, la divertida y con aires de película del oeste La ley, la onírica En Portugal, el eléctrica Oscuro affaire, la bella La secta del mar, los aires latinos de Un africano por la Gran Vía, la casi desconocida El nadador y la sublime Semilla Negra, también uno de sus más famosos temas.

De La ley del desierto, la ley del mar se extrajeron como singles las canciones Escuela de calor, Historia de play-back, En Portugal, Un africano por la Gran Vía, Semilla Negra y la instrumental de esta última, no contenida en el álbum.

La principal característica de este álbum es que se trata de un álbum conceptual con dos partes: la primera, «La ley del desierto», contiene sonidos secos y duros, mientras que la segunda, «La ley del mar», consta de sonidos deliciosamente acuosos.

Como La ley del desierto, la ley del mar había sido un álbum con nada menos que tres largos años de preparación, el grupo se planteaba ahora la realización de un disco con mayor rapidez; así que se encerraron en una casa en El Escorial para realizar la maqueta del nuevo trabajo, con ocho temas de los que se extrajeron seis, y más tarde viajaron a Londres para completar la grabación definitiva, con diez temas que hasta llegar allí no habían tocado aún todos juntos. El resultado fue De un país en llamas, un disco bonito aunque barroco por estar cargado de innovaciones tecnológicas (aunque en cualquier caso realizado con el feeling de los viajes, quedando como un disco de carretera), publicado en 1985.

En De un país en llamas encontramos el punk de No tocarte, la casi discotequera La ciudad interior, la experimental caricatura de El tonto Simón, los aires asiáticos en En alas de la mentira, los africanos en El viento de África, el rock suburbial de En el Chino, el existencialismo de Las líneas de la mano, el pretendido retrato de temores Han caído los dos, la ética en Un vaso de agua (al enemigo) y la pre-latina La vida en la frontera.

De este «segundo» álbum se publicaron independientemente como singles los temas No tocarte, La ciudad interior, El tonto Simón en sus versiones «de tarde» y «de madrugada», En alas de la mentira, El viento de África, Las líneas de la mano, Han caído los dos y Un vaso de agua (al enemigo).

Por otra parte, se plantean remezclar el tema Semilla Negra, publicado anteriormente, por lo que llaman a Raimundo Amador para introducir una guitarra flamenca. Con el single obtienen no sólo un gran éxito en España sino también un éxito internacional. Por último, el batería Solrac Velázquez decide abandonar el grupo por desavenencias con el resto de los miembros de la banda, ya que ellos quieren evolucionar hacia ritmos latinos, mientras que él quiere quedarse en el rock.


Radio Futura tiene como propósito para el año 1987 buscar nuevos estilos, así que deciden buscar a un batería que se complemente más con el bajo y a un teclista que produzca nuevas texturas en las canciones. Es así como se unen al grupo el batería Carlos Torero, batería bregado en multitud de formaciones (Espasmódicos, Ciudad Jardin, Mercedes Ferrer y La LLave…) y un especialista en estilos rumberos, y Pedro Navarrete, un teclista de conservatorio decidido a pasarse al rock.

A principios de ese año se publica el single 37 grados, que llega como adelanto del próximo trabajo del grupo.

A finales de 1986 el grupo viaja a Nueva York (donde, según dicen, vivieron una experiencia inolvidable a la hora de componer) para hacer lo opuesto a lo que hicieron en Londres: grabar un disco con la mínima tecnología posible y siempre con sonidos naturales y clásicos. Contrataron a Daniel Ponce, percusionista cubano y, como sección de viento, a los Uptown Horns. La banda trae así a España un trabajo sólido y depurado: La canción de Juan Perro, publicado en 1987 y que se vendió bastante bien, aunque no acabó de convencer a la crítica.

Este álbum, considerado actualmente como el mejor de Radio Futura, es recordado como el primer trabajo de rock latino, que inició la senda por la que se han encaminado ya prácticamente todos los grupos españoles actuales, además del disco con el que el grupo se siente más satisfecho.

La canción de Juan Perro comienza con un tema corto (de dos minutos y medio), con una música relativamente alegre, quizá con un estilo semejante al de los años veinte. Tras esta rápida introducción, nos tomamos un descanso con El hombre de papel. Y, al acabar ésta, comienza sin previo aviso y de repente la impresionante A cara o cruz, nombrada por la prensa mejor canción de ese año: cinco minutos y medio de puro rock con ciertos toques latinos. Al seguir escuchándolo, uno se toma otro descanso con la oscura Lluvia del porvenir, pero a continuación viene una de las grandes de Radio Futura: La negra flor, otros cinco minutos y medio de genialidad. Tras desvanecerse ésta entre instrumentos de viento comienza la trepidante 37 grados, una de las mejores canciones del rock español: frases apenas sin sentido encadenadas mágicamente con un ritmo increíble(habla de que va a pillar polen). Entonces viene la belleza inmortal de Annabel Lee, cuya letra es una traducción del último poema de Edgar Allan Poe a cargo de Santiago Auserón, y, tras ella, Luna de Agosto, con referencias constantes al vino. El último descanso antes del gran final es La mala hora, con la cual uno se hunde en la miseria antes de cantar al amanecer con los últimos cinco minutos y medio de El canto del gallo, otra de las más grandes del grupo.

De este álbum se extrajeron como singles las canciones En un baile de perros, A cara o cruz, Lluvia del porvenir, La negra flor, 37 Grados, Annabel Lee, La mala hora y El Canto del Gallo.

Es entonces, precisamente en el mejor momento del grupo, cuando las cosas se complican: Enrique Sierra enferma del riñón y es ingresado en el hospital y el grupo se ve obligado a contratar a un nuevo guitarrista, Javier Monforte -previas suplencias temporales por parte de Alex Sánchez, antiguo miembro de Lone Star, y Ricardo del Castillo, hermano de Carlos Torero-.


En 1988 Enrique Sierra quedó recuperado, pero el grupo decidió conservar a Javier Monforte como guitarrista, de modo que el grupo quedó constituido por seis miembros, y a mitad de temporada Carlos Torero es sustituido por Óscar Quesada. Radio Futura lleva queriendo desde 1981 grabar en directo, pero la compañía les pide un nuevo disco de estudio. En el peor momento del grupo, aparece en las tiendas un nuevo tema que les va a relanzar: Paseo con la negra flor. Éste es un tema en clave de rap que se deriva de La Negra Flor y que se plantea como un homenaje a la ciudad de Barcelona, en especial a la conocida Rambla. Durante la gira de 1988 se graban distintos conciertos para reunir el material del próximo disco en directo, pero serían los dos últimos conciertos de la gira en el Arena de Valencia el 28 y el 29 de octubre los que al final se editarían, como un disco doble con sólo once temas (una maniobra para encarecer el producto, ya que cabían perfectamente en un solo disco). Con el título de Escueladecalor, salió al mercado a principios de 1989. Se les acusó de retocar el disco demasiado en el estudio, con lo que transmitían cierta frialdad que en realidad no transmitían en sus conciertos, aunque realmente se vendió muy bien.

De este álbum en directo sólo se aprovecharon para singles los temas Escuela de calor y En el Chino.



En 1989 el grupo dio una serie de giras por toda España para celebrar su décimo aniversario. Enrique Sierra volvió a enfermar, y fue sustituido por Ollie Halsall (guitarrista de la «escuela de Canterbury», habitual en las grabaciones de gente como Kevin Ayers, fallecido en 1992). Entre noviembre y enero de 1990, el grupo vuelve al estudio para la grabación de un nuevo álbum.

Este nuevo disco de estudio se llama Veneno en la Piel y es grabado por una nueva formación: Enrique de nuevo, Ollie Halsall, Antonio Moreno El Tacita -reputado músico en multitud de producciones de ‘nuevo flamenco’- en la batería, Santiago y Luis. Se trata del «álbum acústico de Radio Futura», en el que se propusieron grabar con un sonido limpio y claro o, como ellos mismos lo definieron, «para escuchar en un seiscientos».

En este álbum podemos encontrar el divertidísimo tema que le da título; Si me dejas solo, con cierto aire country; Al otro lado y Radar, las únicas canciones del disco en las que sobresalen las guitarras eléctricas, y Corazón de tiza, la más famosa junto con la que da título al álbum y que trata sobre un amor infantil ambientado en un barrio pobre de Zaragoza, además de la versión instrumental del tema principal.

De Veneno en la piel se sacaron singles con las canciones Veneno en la piel, Condena del amor, Si me dejas solo, Imagen pública, Radar, El amigo desconocido, Corazón de tiza y un tema no incluido en el álbum con el título de La ronda del colgado.

La gira promocional de este álbum -con la misma formación que graba el disco, exceptuando la sustitución de Antonio Moreno El Tacita por Antonio Vázquez- será la más elaborada, debido a que el grupo cuenta ya con muchos más medios, y el 30 de septiembre de 1990 Radio Futura sube por última vez al escenario en Las Rozas, en Madrid. Fueron 439 conciertos en once años.

La banda, al estar sujeta a compromisos con la casa discográfica, debe permanecer unida, a pesar de las intenciones de Santiago Auserón de colaborar con Kiko Veneno. En 1992 se publica Tierra para bailar, álbum en el que realizan nuevas versiones de temas antiguos, junto con un tema nuevo, El puente azul, y una versión de un tema de Caetano Veloso, Tierra.

Con este disco se pone fin al contrato que Radio Futura tenía con Ariola y, por tanto, también es el fin de la propia banda. A finales de ese año se pone a la venta una caja con todos los álbumes del grupo en CD, junto con un disco extra titulado Rarezas, que contiene grabaciones de conciertos y de las primeras sesiones y algunos temas inéditos.

En 1998, seis años después de su disolución definitiva, se publicó un nuevo trabajo titulado Memoria del porvenir en el que se incluían versiones de los temas más clásicos de la banda. En 2003 salió a la venta, con el nombre de Caja de canciones, una caja con seis de los álbumes del grupo en edición mini-LP, con algunas modificaciones en dos de los trabajos (en Escueladecalor se sustituyó Semilla Negra por Annabel Lee>, y Tierra para Bailar se reestructuró, añadiendo las versiones de Escuela de Calor y La estatua del jardín botánico realizadas para Memoria del Porvenir, sustituyendo la versión de Paseo con la negra flor por la de ese mismo álbum y suprimiendo la remezcla de Dance usted), con un libreto con las letras de las canciones y los datos de cada disco.

En 2004 fue editada una recopilación llamada Lo mejor de Radio Futura: Paisajes eléctricos (1982-1992) con dos discos de música y un DVD, con todos los videoclips y las actuaciones en TVE, además de la discografía oficial y el cómic que Max realizó para la canción El canto del gallo. En ese mismo año apareció el disco Arde la Calle. Un Tributo a Radio Futura, con veinte temas de la banda interpretados por artistas actuales.

No parece haber posibilidades de que el mítico grupo de los ochenta se vuelva a reunir, sin embargo en 2005 los hermanos Auserón se reúnen para editar un trabajo denominado Las Malas Lenguas, donde dan un toque latino y en castellano a temas del rock de los años 60 y 70.

ver más ...

Biografía

En 1979 Herminio Molero, pintor y músico conocido por sus experimentaciones con sintetizadores, convocó en su local a diversas personas para formar un nuevo grupo de rock. Entre ellos estaban los hermanos Luis y Santiago Auserón, que en aquellos días escribían en la revista Disco Express con la firma de Corazones Automáticos y que serían bajo y guitarra y voz, respectivamente, de la nueva banda. Otros componentes serían Enrique Sierra, guitarra del mítico grupo Kaka de Luxe; Javier Pérez Grueso, como encargado de la percusión electrónica, y el propio Molero en los sintetizadores y como compositor. Ésta fue la primera formación de Radio Futura, cuyo nombre deriva del de una emisora de radio libre italiana.

La música de Herminio Molero consistía principalmente en una fusión entre música electrónica y música tradicional española, Enrique Sierra aportaba su punto heavy y los hermanos Auserón aplicaban la teoría musical. Entre todos querían proporcionarle al rock un aire popular y callejero y dar un nuevo enfoque a la música.

Tras meses de ensayos y algunas actuaciones en directo, publicaron su primer álbum en 1980: Música moderna, gracias a los contactos de Herminio Molero en la industria musical. Este primer disco supuso un estallido en los medios y tuvo un éxito inesperado fuera de los ambientes especializados, fruto quizá del intento de la compañía discográfica por convertirlo en un grupo juvenil para fans: la compañía se había creído eso de «enamorado de la moda juvenil» sin ser consciente de su carga irónica. Radio Futura se balanceaba entre conciertos en los que actuaban como teloneros de Elvis Costello y otros en los que iban de la mano de edulcorados cantantes comerciales de los que nunca más se supo.Fue memorable el concierto que dieron a principio de los 80 en la plaza mayor de Madrid junto a Mario Tenia y los Solitarios, y los Secretos.

Es en ese momento cuando surgieron las primeras rencillas entre los distintos miembros del grupo, cuando el éxito los obliga a una profesionalización y a una definición de estilos y actitudes; todo ello lleva a la separación de Herminio (el cual sólo concebía la música como un medio de comunicación, haciendo que se desprendiera un sonido forzado) y Javier, y a la mayor prominencia de Carlos Velázquez (cuyo nombre artístico era Solrac, su nombre dicho al revés), miembro del grupo ya durante la grabación de Música moderna pero vetado por la compañía al no «dar la imagen» que ésta pretendía imponer: ése es el motivo por el no aparece en la foto de portada.

Es a partir de este momento, 1981, cuando nace el grupo que ha marcado huella en el rock en castellano: los hermanos Auserón y Enrique Sierra, junto a Solrac, superaron la imagen de grupo títere de los intereses comerciales de la industria discográfica y, usando la combinación básica de voz, guitarra, bajo y batería, comenzaron a componer y ensayar nuevos temas que sentarían las bases de lo que años más tarde sería llamado «rock latino». A finales de ese año el grupo cuenta ya con varias maquetas que son continuamente pinchadas en la radio y tocadas por la banda en sus cada vez más frecuentes conciertos. También en esta época graban el single La estatua del jardín botánico/Rompeolas, cuya psicodélica cara A quedó, según ellos, un poco más redonda que el resto de las canciones de la época. El single fue producido por Jaime Stinus y supuso un relanzamiento para Radio Futura, pues poco después salió a la venta otro que contenía los temas Dance usted (en el que pretendían volverse a presentar como una humilde banda de baile) y el instrumental Tus Pasos. Con todo esto, la banda comenzaba a llenar las salas de los conciertos, ya no sólo de Madrid sino también del resto de España.

El año 1983 fue un año de conciertos por toda España, por lo que el grupo se vio obligado a llevar una vida de carretera, lo que inspiraría muchas de sus próximas canciones. En ese tiempo Radio Futura tiene ya un enorme prestigio a nivel popular; manejan un repertorio no grabado en ningún álbum, pero escuchado por la radio, por lo que todo el mundo conoce sus temas y tararea las letras en sus conciertos. En otoño de este año Radio Futura llega a un acuerdo con la casa discográfica Ariola para editar su segundo álbum, La ley del desierto, La ley del mar, que salió a principios de 1984 y fue un éxito total, rebasando largamente las previsiones de ventas.

En este primer disco «serio» nos encontramos con la «terrible» Tormenta de arena, la cortante Hadaly, Escuela de calor, realizada a partir de retazos sueltos de textos sobre la ciudad en general y convertido seguramente en su tema más conocido, la versión instrumental de esta última, la original Historia de play-Back, la divertida y con aires de película del oeste La ley, la onírica En Portugal, el eléctrica Oscuro affaire, la bella La secta del mar, los aires latinos de Un africano por la Gran Vía, la casi desconocida El nadador y la sublime Semilla Negra, también uno de sus más famosos temas.

De La ley del desierto, la ley del mar se extrajeron como singles las canciones Escuela de calor, Historia de play-back, En Portugal, Un africano por la Gran Vía, Semilla Negra y la instrumental de esta última, no contenida en el álbum.

La principal característica de este álbum es que se trata de un álbum conceptual con dos partes: la primera, «La ley del desierto», contiene sonidos secos y duros, mientras que la segunda, «La ley del mar», consta de sonidos deliciosamente acuosos.

Como La ley del desierto, la ley del mar había sido un álbum con nada menos que tres largos años de preparación, el grupo se planteaba ahora la realización de un disco con mayor rapidez; así que se encerraron en una casa en El Escorial para realizar la maqueta del nuevo trabajo, con ocho temas de los que se extrajeron seis, y más tarde viajaron a Londres para completar la grabación definitiva, con diez temas que hasta llegar allí no habían tocado aún todos juntos. El resultado fue De un país en llamas, un disco bonito aunque barroco por estar cargado de innovaciones tecnológicas (aunque en cualquier caso realizado con el feeling de los viajes, quedando como un disco de carretera), publicado en 1985.

En De un país en llamas encontramos el punk de No tocarte, la casi discotequera La ciudad interior, la experimental caricatura de El tonto Simón, los aires asiáticos en En alas de la mentira, los africanos en El viento de África, el rock suburbial de En el Chino, el existencialismo de Las líneas de la mano, el pretendido retrato de temores Han caído los dos, la ética en Un vaso de agua (al enemigo) y la pre-latina La vida en la frontera.

De este «segundo» álbum se publicaron independientemente como singles los temas No tocarte, La ciudad interior, El tonto Simón en sus versiones «de tarde» y «de madrugada», En alas de la mentira, El viento de África, Las líneas de la mano, Han caído los dos y Un vaso de agua (al enemigo).

Por otra parte, se plantean remezclar el tema Semilla Negra, publicado anteriormente, por lo que llaman a Raimundo Amador para introducir una guitarra flamenca. Con el single obtienen no sólo un gran éxito en España sino también un éxito internacional. Por último, el batería Solrac Velázquez decide abandonar el grupo por desavenencias con el resto de los miembros de la banda, ya que ellos quieren evolucionar hacia ritmos latinos, mientras que él quiere quedarse en el rock.


Radio Futura tiene como propósito para el año 1987 buscar nuevos estilos, así que deciden buscar a un batería que se complemente más con el bajo y a un teclista que produzca nuevas texturas en las canciones. Es así como se unen al grupo el batería Carlos Torero, batería bregado en multitud de formaciones (Espasmódicos, Ciudad Jardin, Mercedes Ferrer y La LLave…) y un especialista en estilos rumberos, y Pedro Navarrete, un teclista de conservatorio decidido a pasarse al rock.

A principios de ese año se publica el single 37 grados, que llega como adelanto del próximo trabajo del grupo.

A finales de 1986 el grupo viaja a Nueva York (donde, según dicen, vivieron una experiencia inolvidable a la hora de componer) para hacer lo opuesto a lo que hicieron en Londres: grabar un disco con la mínima tecnología posible y siempre con sonidos naturales y clásicos. Contrataron a Daniel Ponce, percusionista cubano y, como sección de viento, a los Uptown Horns. La banda trae así a España un trabajo sólido y depurado: La canción de Juan Perro, publicado en 1987 y que se vendió bastante bien, aunque no acabó de convencer a la crítica.

Este álbum, considerado actualmente como el mejor de Radio Futura, es recordado como el primer trabajo de rock latino, que inició la senda por la que se han encaminado ya prácticamente todos los grupos españoles actuales, además del disco con el que el grupo se siente más satisfecho.

La canción de Juan Perro comienza con un tema corto (de dos minutos y medio), con una música relativamente alegre, quizá con un estilo semejante al de los años veinte. Tras esta rápida introducción, nos tomamos un descanso con El hombre de papel. Y, al acabar ésta, comienza sin previo aviso y de repente la impresionante A cara o cruz, nombrada por la prensa mejor canción de ese año: cinco minutos y medio de puro rock con ciertos toques latinos. Al seguir escuchándolo, uno se toma otro descanso con la oscura Lluvia del porvenir, pero a continuación viene una de las grandes de Radio Futura: La negra flor, otros cinco minutos y medio de genialidad. Tras desvanecerse ésta entre instrumentos de viento comienza la trepidante 37 grados, una de las mejores canciones del rock español: frases apenas sin sentido encadenadas mágicamente con un ritmo increíble(habla de que va a pillar polen). Entonces viene la belleza inmortal de Annabel Lee, cuya letra es una traducción del último poema de Edgar Allan Poe a cargo de Santiago Auserón, y, tras ella, Luna de Agosto, con referencias constantes al vino. El último descanso antes del gran final es La mala hora, con la cual uno se hunde en la miseria antes de cantar al amanecer con los últimos cinco minutos y medio de El canto del gallo, otra de las más grandes del grupo.

De este álbum se extrajeron como singles las canciones En un baile de perros, A cara o cruz, Lluvia del porvenir, La negra flor, 37 Grados, Annabel Lee, La mala hora y El Canto del Gallo.

Es entonces, precisamente en el mejor momento del grupo, cuando las cosas se complican: Enrique Sierra enferma del riñón y es ingresado en el hospital y el grupo se ve obligado a contratar a un nuevo guitarrista, Javier Monforte -previas suplencias temporales por parte de Alex Sánchez, antiguo miembro de Lone Star, y Ricardo del Castillo, hermano de Carlos Torero-.


En 1988 Enrique Sierra quedó recuperado, pero el grupo decidió conservar a Javier Monforte como guitarrista, de modo que el grupo quedó constituido por seis miembros, y a mitad de temporada Carlos Torero es sustituido por Óscar Quesada. Radio Futura lleva queriendo desde 1981 grabar en directo, pero la compañía les pide un nuevo disco de estudio. En el peor momento del grupo, aparece en las tiendas un nuevo tema que les va a relanzar: Paseo con la negra flor. Éste es un tema en clave de rap que se deriva de La Negra Flor y que se plantea como un homenaje a la ciudad de Barcelona, en especial a la conocida Rambla. Durante la gira de 1988 se graban distintos conciertos para reunir el material del próximo disco en directo, pero serían los dos últimos conciertos de la gira en el Arena de Valencia el 28 y el 29 de octubre los que al final se editarían, como un disco doble con sólo once temas (una maniobra para encarecer el producto, ya que cabían perfectamente en un solo disco). Con el título de Escueladecalor, salió al mercado a principios de 1989. Se les acusó de retocar el disco demasiado en el estudio, con lo que transmitían cierta frialdad que en realidad no transmitían en sus conciertos, aunque realmente se vendió muy bien.

De este álbum en directo sólo se aprovecharon para singles los temas Escuela de calor y En el Chino.



En 1989 el grupo dio una serie de giras por toda España para celebrar su décimo aniversario. Enrique Sierra volvió a enfermar, y fue sustituido por Ollie Halsall (guitarrista de la «escuela de Canterbury», habitual en las grabaciones de gente como Kevin Ayers, fallecido en 1992). Entre noviembre y enero de 1990, el grupo vuelve al estudio para la grabación de un nuevo álbum.

Este nuevo disco de estudio se llama Veneno en la Piel y es grabado por una nueva formación: Enrique de nuevo, Ollie Halsall, Antonio Moreno El Tacita -reputado músico en multitud de producciones de ‘nuevo flamenco’- en la batería, Santiago y Luis. Se trata del «álbum acústico de Radio Futura», en el que se propusieron grabar con un sonido limpio y claro o, como ellos mismos lo definieron, «para escuchar en un seiscientos».

En este álbum podemos encontrar el divertidísimo tema que le da título; Si me dejas solo, con cierto aire country; Al otro lado y Radar, las únicas canciones del disco en las que sobresalen las guitarras eléctricas, y Corazón de tiza, la más famosa junto con la que da título al álbum y que trata sobre un amor infantil ambientado en un barrio pobre de Zaragoza, además de la versión instrumental del tema principal.

De Veneno en la piel se sacaron singles con las canciones Veneno en la piel, Condena del amor, Si me dejas solo, Imagen pública, Radar, El amigo desconocido, Corazón de tiza y un tema no incluido en el álbum con el título de La ronda del colgado.

La gira promocional de este álbum -con la misma formación que graba el disco, exceptuando la sustitución de Antonio Moreno El Tacita por Antonio Vázquez- será la más elaborada, debido a que el grupo cuenta ya con muchos más medios, y el 30 de septiembre de 1990 Radio Futura sube por última vez al escenario en Las Rozas, en Madrid. Fueron 439 conciertos en once años.

La banda, al estar sujeta a compromisos con la casa discográfica, debe permanecer unida, a pesar de las intenciones de Santiago Auserón de colaborar con Kiko Veneno. En 1992 se publica Tierra para bailar, álbum en el que realizan nuevas versiones de temas antiguos, junto con un tema nuevo, El puente azul, y una versión de un tema de Caetano Veloso, Tierra.

Con este disco se pone fin al contrato que Radio Futura tenía con Ariola y, por tanto, también es el fin de la propia banda. A finales de ese año se pone a la venta una caja con todos los álbumes del grupo en CD, junto con un disco extra titulado Rarezas, que contiene grabaciones de conciertos y de las primeras sesiones y algunos temas inéditos.

En 1998, seis años después de su disolución definitiva, se publicó un nuevo trabajo titulado Memoria del porvenir en el que se incluían versiones de los temas más clásicos de la banda. En 2003 salió a la venta, con el nombre de Caja de canciones, una caja con seis de los álbumes del grupo en edición mini-LP, con algunas modificaciones en dos de los trabajos (en Escueladecalor se sustituyó Semilla Negra por Annabel Lee>, y Tierra para Bailar se reestructuró, añadiendo las versiones de Escuela de Calor y La estatua del jardín botánico realizadas para Memoria del Porvenir, sustituyendo la versión de Paseo con la negra flor por la de ese mismo álbum y suprimiendo la remezcla de Dance usted), con un libreto con las letras de las canciones y los datos de cada disco.

En 2004 fue editada una recopilación llamada Lo mejor de Radio Futura: Paisajes eléctricos (1982-1992) con dos discos de música y un DVD, con todos los videoclips y las actuaciones en TVE, además de la discografía oficial y el cómic que Max realizó para la canción El canto del gallo. En ese mismo año apareció el disco Arde la Calle. Un Tributo a Radio Futura, con veinte temas de la banda interpretados por artistas actuales.

No parece haber posibilidades de que el mítico grupo de los ochenta se vuelva a reunir, sin embargo en 2005 los hermanos Auserón se reúnen para editar un trabajo denominado Las Malas Lenguas, donde dan un toque latino y en castellano a temas del rock de los años 60 y 70.

Terminos y Condiciones Privacidad